jueves, 28 de mayo de 2015

Alma de sirena






Y mis fatigados ojos
buscan con obstinación
esperanza,
olas que arrastran despojos
grietas en el armazón...
desconfianza.

El corazón axfisiado
recubierto de salitre
agoniza,
¿será por fin rescatado
antes de que recalcitre
con la driza?

Y las aguas se serenan
el sol brilla jubiloso,
resplandece,
los temores se cercenan
el dolor queda borroso,
y fallece.